Errores Comunes al Utilizar el Ajo de Forma Medicinal. “Preste Atención y no los Cometa”

Muchas personas usan el ajo debido a sus grandes propiedades medicinales, así que optan por este humilde regalo de la naturaleza cuando tratan de superar alguna infección o enfermedad. El ajo, puede ser utilizado para preparar un jarabe natural para las infecciones de pecho e incluso se puede utilizar para reducir el riesgo de cáncer de pulmón.
Sin embargo, si quiere usar el ajo para preservar su salud, es importante saber como utilizarlo correctamente. De lo contrario, sus beneficios para la salud son limitados, y es posible que no obtenga los resultados positivos que está buscando. Si usted está tratando de usar el ajo como una medicina natural que necesita vitar una serie de errores comunes para realmente aprovechar sus beneficios.

Errores Comunes al Utilizar el Ajo de una Manera Medicinal

Error # 1 – Usar el ajo “cocido”

Cocinar el ajo es completamente aceptable si lo está utilizando para condimentar su comida. Sin embargo, la cocción destruye el ingrediente activo del ajo – alicina. La alicina es uno de los compuestos que contienen azufre que se encuentran en el ajo que se conocen colectivamente como tiosulfinados. La alicina se activa cuando el ajo crudo es masticado, cortado o triturado. Pero, se desactiva por el calor, por lo que la cocción de ajo disminuye su potencial curativo y debe evitarse.

Veamos cómo cocinar el ajo para conservar sus beneficios curativos máximos:
Primero aplaste el ajo, después espere 10 minutos antes de cocinar para maximizar beneficios de salud. Permitir que el ajo machacado repose durante 10 minutos antes de cocinar mejora aún más la formación de alicina, asegura la máxima síntesis de alicina, y también lo hace más estable y resistente al calor de la cocción. A continuación, cocínelo a fuego lento o moderado durante un corto período de tiempo (agregarlo al final del tiempo de cocción).

Error # 2 – Tomar el ajo en forma de pastilla.

Para evitar el olor y el sabor potente, algunas personas deciden tomar pastillas de ajo en lugar de masticarlo. Como suele ocurrir, no siempre lo facil es lo mejor, hacerlo de esta forma no funciona realmente. Como se mencionó anteriormente, para activar el compuesto curativo del ajo, es necesario ingerir el ajo crudo y machacado. Ninguna píldora, polvo o forma seca puede igualar el potencial terapéutico del ajo en su estado natural.

El mal olor del gas de fósforo desaparece cuando el ajo se seca, se procesa o se cocina, pero también lo hacen algunos de los beneficios para la salud. El ajo seco conserva propiedades antioxidantes y puede ayudar a combatir los radicales libres, pero nunca en la misma medida que el ajo crudo. El ajo debe ser masticado o machacado para activar sus propiedades, ademas recuerde que se ha demostrado que masticar el ajo puede ser tan eficaz como tomar penicilina en algunos casos.

Error # 3 – Usar el ajo viejo que ha perdido su frescura

Asegúrese de que los dientes de ajo que recibe sean frescos y no han estado guardados por un largo tiempo. El ajo fresco tiene una tira verde que corre por el centro del diente. Como siempre, el ajo orgánico es, con mucho, la opción más saludable.

Error # 4 – Tomar muy poco de ajo

Si usted está comprometido a combatir las infecciones de manera natural, tendrá que comer una generosa cantidad de ajo. Sólo un pequeño diente probablemente no hará el efecto que se desea. Como dosis terapéutica, se deben consumir de dos a tres dientes de tamaño medio por día. Las personas han reportado haber combatido infecciones graves al masticar de dos a tres dientes de ajo dos veces al día.

Error # 5 – Olvidar reponer la flora estomacal

Es muy conocido que el ajo actúa como un antibiótico, grandes cantidades de el puede afectar a la flora intestinal y agotar las bacterias amistosas. Al igual que con otros antibióticos, es necesario un buen suministro de probióticos para obtener un equilibrio de nuevo en su intestino.

La mejor manera de hacer esto es consumiendo alimentos fermentados que contienen un montón de probióticos. Algunos ejemplos incluyen yogur natural, kombucha, miso y verduras fermentadas (chucrut, kimchi). Si le resulta difícil encontrar comida fermentada real, puede comprar suplementos probióticos.

Error # 6 – No llevar una dieta saludable

No se puede esperar que el ajo haga todo el trabajo por su cuenta. También es necesario adoptar un estilo de vida generalmente saludable, y una dieta que promueva el proceso de curación. Una dieta rica en azúcares y alimentos procesados ​​es contraproducente para el bienestar de su sistema inmunológico. Sus esfuerzos deben ser apoyados por alimentos de buena calidad  que satisfagan sus necesidades y protegan su salud, tales como: verduras, frutas, alimentos probióticos, aceites saludables, proteína magra y beber mucha agua.

Consejos para comer el ajo fresco

Hemos establecido que la mejor manera de consumir el ajo como un antibiótico es comiéndolo crudo y fresco. No todo el mundo disfruta de su sabor puro. En consecuencia, algunos luchan para comer lo suficiente. Los herbolarios sugieren triturar el diente de ajo y dejarlo reposar durante 10 a 15 minutos. Luego, mezcle el ajo con yogur, compota de manzana, miel, o algún otro agente con el que encuentre más fácil y más sabroso de ingerir.

¿Se Debe Comer el Ajo sin Procesar con el  Estómago Vacío?

A veces se aconseja masticar el ajo a primera hora de la mañana, antes del desayuno, e incluso antes de beber agua (es posible que necesite un vaso de agua para aliviar la sensación al tragarlo, especialmente si está consumiendo más de un diente).

Sin embargo, tenga en cuenta que, para algunas personas, el ajo crudo con el estómago vacío puede causar irritación en el tracto digestivo. El consumo de cantidades excesivas de ajo crudo, especialmente con el estómago vacío, puede causar malestar gastrointestinal, flatulencia y cambios en la flora intestinal.

Siempre es recomendable comenzar con pequeñas cantidades y observar la reacción de su cuerpo. Esto es importante también porque algunas personas tienen alergia al ajo. Pueden desarrollar una serie de síntomas, incluyendo hinchazón, diarrea, náuseas, vómitos y reacciones cutáneas diferentes (erupción cutánea, eczema).

Las personas que son intolerante al ajo crudo todavía podría ser capaz de consumir en pequeñas cantidades, pero sus síntomas pueden aparecer cuando la dosis se incremente. Sin embargo, en la mayoría de las personas, la ingestión de ajo no produce efectos secundarios.

¿Cómo Aplicar el Ajo en la Piel Para Tratar las Infecciones?

Dado que el ajo es un antibiótico natural, es un gran tratamiento para cualquier tipo de infección de la piel.  El ajo es un poderoso tratamiento para las infecciones de heridas, el resfriado común, la hipertensión y muchas otras enfermedades.

Las propiedades curativas del ajo pueden matar cepas de Staphylococcus y E. coli, así como muchos otros gérmenes bacterianos y fúngicos. Sin embargo, el ajo es demasiado poderoso para aplicar directamente a la piel y puede causar sensibilidad e irritación de la piel.

Para utilizar el ajo con seguridad para deshacerse de cualquier infección bacteriana o fúngica de la piel, es necesario diluirlo primero y hacer lo siguiente:

Triturar 2-3 dientes de ajo y dejar reposar durante 10 minutos. Esto permite que la alicina se forme correctamente.
Mezclar el ajo machacado con un poco de aceite de coco, aloe vera, o miel.
Aplique la mezcla de ajo a la piel infectada. Si siente una sensación de ardor, reduzca la cantidad de ajo en la mezcla.
Continúe aplicando el tratamiento natural hasta que su piel esté libre de cualquier signo de infección.

 

FUENTE: amplificalo.com

Be the first to comment on "Errores Comunes al Utilizar el Ajo de Forma Medicinal. “Preste Atención y no los Cometa”"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*